jueves, 22 de diciembre de 2011

Feliz Navidad



Queridos lectores, estos días este blog estará algo “dormido” por el revuelo navideño.
Volveré cargada de ilusión en el nuevo año para seguir compartiendo con vosotros mis experiencias y mi visión de la crianza.
Muchas gracias a todos por seguirme y leer mis posts.
Os deseo una muy Feliz Navidad!


miércoles, 21 de diciembre de 2011

Juguetes bélicos

Concluyo esta particular trilogía prenavideña sobre los juguetes hablando de un tipo de juguete que ha caído en desgracia aparente en los últimos tiempos, el juguete bélico.
Aquellas pistolas, escopetas, arcos y flechas, soldaditos de plomo, etc con los que jugaron numerosas generaciones de niños están hoy en día bastante mal vistos o pasados de moda. Muchos de estos juguetes han desaparecido del mercado actual y solo se encuentran entre coleccionistas o anticuarios.

Juguetes belicos en en www.crianzaconapego.com


Todo esto podría ser muy halagüeño si hubiésemos experimentado al mismo tiempo un desarrollo de bondades en los seres humanos... sin embargo, a este respecto parece que no ha habido cambios. Las guerras siguen teniendo lugar; así como la violencia, extorsión y demás actos odiosos de la cruda realidad.

No voy a hacer aquí una apología del juguete bélico, no es mi intención y tampoco tengo las ideas claras al respecto: posiblemente nunca regalaría a un niño una pistola, pero muchos niños hemos crecido con ese tipo de juguetes y no por ello nos hemos convertido en asesinos o personas amantes de la guerra.

Creo que se ha demonizado en exceso el juguete bélico y ello no nos ha convertido en mejores personas. Incluso existe un auge de juguetes que tampoco son a priori muy edificantes, como esas muñecas góticas o los que reproducen seres de otros mundos que sí luchan con armas futuristas, y qué decir de los vídeojuegos hiperviolentos...Por eso digo que su caída en desgracia es aparente, ya que quizás solo se haya modernizado según los gustos actuales. El juguete bélico sigue existiendo pero camuflado al gusto de hoy en día...

La violencia es algo consustancial al ser humano y que aprendemos a controlar.
No sé qué puede hacer más daño: jugar con espadas o jugar a matar marcianos en una consola?

Todo apunta a que el juguete bélico ha “desaparecido” impulsado por una hipocresía más de nuestra sociedad, que ve con muy malos ojos unas cosas y otras, por estar a la moda o por conveniencia, no, siendo igualmente dañinas o más.

Por otra parte, los niños siguen jugando a la lucha y a batallas y no creo que sea algo malo en sí ni que determine su comportamiento futuro. De las situaciones que crean con su imaginación, aprenden lecciones vitales. Porque jugando siempre se aprende.

domingo, 18 de diciembre de 2011

Juguetes de imitación | Juegos de imitación

Entre los muchos juguetes que existen en el mercado hay una categoría que son los llamados “juguetes de imitación” aquellos que reproducen fielmente los objetos que los adultos usamos en nuestra vida cotidiana pero a escala diminuta y colores más alegres y atractivos para los pequeños.

En edades tempranas, a los niños les fascina el mundo adulto y les encanta imitar lo que nos ven hacer. Además todos coinciden en considerar este tipo de juegos muy necesarios para el desarrollo del niño. La función de este tipo de juegos es bastante interesante, ya que gracias a ellos, el niño va asimilando el funcionamiento del mundo, las relaciones, las normas de comportamiento... Así, analiza también las relaciones que él mismo establece con los adultos que le rodean, ayudándole a comprenderlas mejor.
La industria juguetera lo sabe y por ello existen un sinfín de kits de limpieza, de médicos, cocinas...
Esta categoría de juguetes está muy bien pero les encuentro alguna pega que otra:

Muchas veces los niños los reciben con entusiasmo pero cuando descubren que son en realidad juguetes, pierden su interés por ellos. Es como si considerasen que se les ha tomado el pelo.
Hay niños que reciben encantados el kit de limpieza pero que al poco tiempo seguirán pidiendo que les dejemos barrer con nuestra escoba o pasar el verdadero aspirador...Y es que los niños no son tontos y cuando buscan imitarnos buscan también participar en nuestras tareas y ayudarnos a su vez.

¿Tanto nos cuesta dejarlos barrer o lavar o jugar a la peluquería sometiendo nuestra propia cabeza?A ellos les encanta sentirse útiles y de este modo aprenden un montón. Por supuesto que si se les deja los objetos reales hemos de tener la precaución de que no entrañen peligro y que no sean objetos de valor si no queremos tener un disgusto.

La otra gran pega que pueden tener los juguetes de imitación es que muchos de ellos reproducen fielmente hasta el mínimo detalle dejando poco a la imaginación.

No está mal regalar una cocinita o un cesto de supermercado, por poner un ejemplo, pero es necesario que traigan también las comiditas, los diferentes paquetes de las distintas marcas de productos? Con un poco de nuestra inventiva podríamos ir completando el juguete: añadiendo lentejas de verdad, o piedrecitas que simulen los diferentes productos, o añadir accesorios “invisibles”o hechos a mano... Se ven pocos niños jugando hoy con cosas “invisibles”
Suerte que los niños tienen abundante imaginación para crear diferentes situaciones y no aceptan que todo les venga dado o impuesto. Pero aún así, creo que demasiado detallito en los juguetes no es bueno ni necesario.

Con esto no vengo a decir que no se regalen a los peques este tipo de juguetes que normalmente hacen sus delicias, por supuesto, (ni pretendo cargarme la industria juguetera tal y como están los tiempos.) Tan solo quiero poner de relieve que después de haber adquirido alguno de estos juguetes nos damos cuenta muchas veces que no eran tan ideales ni necesarios como creíamos y que con un poco de inventiva y de diligencia por nuestra parte podríamos dejar a su alcance otro tipo de “juguetes” para que nos imiten.
Pensemos también que aún sabiendo que son juguetes, una vez superada la “decepción” inicial, los niños terminan aceptándolos como juegos que son, ya que para ellos, afortunadamente, todo es juego.

sábado, 17 de diciembre de 2011

Juguetes sexistas

Se acerca la Navidad a pasos agigantados y es por excelencia el momento del año en el que se compra la mayor cantidad de juguetes para nuestros queridos niños.
Muchos padres, abuelos y demás familia y amigos andamos estos días mirando los posibles juguetes que finalmente traerán los Reyes Magos, el papá Noël o quien sea según las diferentes tradiciones.
Juguetes sexistas en en www.crianzaconapego.com

Juguetes sexistas:

En estos últimos años se viene insistiendo desde distintos agentes sociales en la necesidad de que no se procuren juguetes sexistas a los niños y que sean así educados en la igualdad de sexos.

Y desde hace algún tiempo yo me pregunto: ¿qué es un juguete sexista?
Si miramos en el diccionario de la RAE, algo sexista es aquello que tiene relación con el sexismo que a su vez viene definido de la siguiente manera:
1. m. Atención preponderante al sexo en cualquier aspecto de la vida.
 2. m.Discriminación de personas de un sexo por considerarlo inferior al otro.”

En conclusión, un juguete sexista sería aquel que diese una importancia desmesurada al sexo o aquel que llevase a considerar a unos niños inferiores a otros en razón de su sexo... pues bien, lo siento pero no conozco ningún juguete con esas características.
Intentando indagar en ese misterio del juguete sexista: qué se podría considerar como tal, una cocinita rosa? un parking de 3 pisos?
Juguetes sexistas en en www.crianzaconapego.com

O quizás el sexismo no emane del juguete como tal, si no que el juguete podría ser calificado de sexista según el sexo de su destinatario. Me explico, si el kit de la srta Pepis se lo regalamos a un niño y la lanzadera de motos a una niña, seguro que nadie diría que se ha pecado de sexismo, en cambio si lo hacemos en sentido contrario, ciertos defensores de la igualdad de sexos se llevarían las manos a la cabeza! En serio, esto lo hace aún más enrevesado. Los niños y las niñas pueden y deben jugar con cualquier juguete!
Sinceramente, lo del juguete sexista me parece una falacia moderna (e incluso neofeminista) que en aras de conseguir un mundo mejor nos lleva a buscar tres pies al gato.

También creo que muchos niños se sienten atraídos por unos u otros juguetes sencillamente porque imitan el mundo de los adultos o porque tienen sus propios gustos y tampoco veo nada malo en ello. Hombres y mujeres somos diferentes.
Conozco gente que huye como de la peste del color rosa para las niñas o aquellos que no regalan una muñeca a una niña sin experimentar cierto cargo de conciencia.

Con esta historia del juguete sexista se producen situaciones de lo más forzado.
Dejemos a los niños  jugar más allá de nuestros prejuicios o paranoias.
No creo que existan los llamados “juguetes sexistas”, y aún así, sí creo en educar desde el hogar en la igualdad de sexos en cuanto a derechos y obligaciones.

martes, 29 de noviembre de 2011

Niveles de Crianza con Apego

Sigue habiendo mucha “guerra de crianzas” por ahí, así que me he permitido divertirme un poco creando este post del que sobra decir que está en clave de humor.

Nivel 0 crianza con apego en www.crianzaconapego.com
Nivel 0:
Madre que se incorpora al trabajo en menos de una semana después del parto




Nivel 1 crianza con apego en www.crianzaconapego.com
Nivel 1:
De mis tetas no catarás y a tu habitación te vas enseguida que hace meses que la preparamos




Nivel 2 crianza con apego en www.crianzaconapego.com
Nivel 2:
Aún no tienes 4 meses pero pronto Mama va a trabajar así que cuanto antes a la guardería, eh?
Y sin llorar!!



Nivel 3 crianza con apego en www.crianzaconapego.com
Nivel 3
¿Dónde me he dejado el libro de Estivill? Que no me deja dormir este pesado!




Nivel 4 crianza con apego en www.crianzaconapego.com
Nivel 4:
Espero a los 6 meses para trabajar y hasta tanto: leche materna exclusiva




Nivel 5 crianza con apego en www.crianzaconapego.com
Nivel 5:
Mi niña es lo primero, por eso duermo con ella y no con mi marido.




Nivel 6 crianza con apego en www.crianzaconapego.com
Nivel 6:
La guardería no es para nosotros. Lo mejor es estar con los papás lo máximo posible. Ellos me dejan jugar libremente y no me juzgan nunca.




Nivel 7 crianza con apego en www.crianzaconapego.com
Nivel 7:
Ya ando, ya hablo y sigo tomando teta :)




Nivel 8 crianza con apego en www.crianzaconapego.com
Nivel 8:
Acabo de comprarme el último libro de Carlos González. Es mi gurú.
Pero no estoy en ninguna liga, asociación o secta. Es mi camino y respeto los de otras madres.




Nivel 9 crianza con apego en www.crianzaconapego.com
Nivel 9:
Me han dado montones de premios en blogs. Pronto voy a desbloquear el badge de MegaApego y Julio Alonso me va a proponer un job en BebesYmas. Tengo las estanterías llenas de libros de Laura Gutman




Nivel 10 crianza con apego en www.crianzaconapego.com
Nivel 10:
7 años dando teta, creo que ya voy a escolarizar a mi hijo...o no.


Niveles Extremos:

a) Los bebés no tienen misterio: si lloran demasiado o si no duermen, unas gotas... si desobedecen, un guantazo,  tienen que aprender cuanto antes cuál es su sitio si no se te suben a la chepa.
b) Parí en mi casa, me comí la placenta. Aún conservo células madre en varios sitios por si acaso. Él organiza nuestros día a día. No le quito los mocos a mi hijo porque considero que es una agresión.

Desde aquí siempre defenderé una crianza con apego, natural, pero creo que tan absurdo como establecer un ranking de crianzas sería el imponérsela a los demás.

domingo, 27 de noviembre de 2011

Comer en casa, comer en familia | Comer con apego

Son muy pocos los niños que hoy en día tienen la oportunidad de comer en casa, la inmensa mayoría una vez que terminan las horas lectivas se quedan en los centros escolares para comer, después los más afortunados regresan ya a sus hogares y otros se quedan para las actividades escolares (jornada partida) o extraescolares.

Es la realidad de muchos menores y es una pena para la sociedad en general porque la familia que come unida permanece unida. La comida es uno de los momentos más propicios para reunirse los miembros de una familia en torno a una mesa para desconectar, charlar intercambiando impresiones y experiencias del día, y cómo no alimentarse.

Los niños que comen en el comedor no cuentan con ese momento de “desconexión”, aunque estén comiendo, siguen en el mismo entorno rodeados por los mismos niños y aunque algunos lleguen a disfrutarlo no es comparable con el calor de hogar y la recarga de pilas que en él se produce. Además en muchos centros la sobremesa suele ser una “tierra de nadie” desoladora.

Se están descuidando las comidas familiares y muchas veces no precisamente por causas ajenas a la voluntad de los progenitores. Cada vez hay más padres que optan por los comedores escolares por comodidad o por creer que así a los niños les van a “enseñar” a comer de todo...

Lo peor es que finalmente, una vez en casa son aún pocos los que cenan en compañía de sus padres bien porque no es posible o bien porque a muchos niños se les prefiere dar la cena antes y una vez acostados cenan solos los progenitores, costumbre ésta bastante extendida y que no logro comprender. Y es que parece que a muchos niños se les aísla de la mesa desde bien pequeños, se les da la comida de modo separado del resto de la familia. Parece que los pequeños molestan en la mesa. En mi caso, desde que empezamos con la alimentación complementaria intentamos integrar a la niña en la rutina del hogar y comemos y cenamos juntos, salvo algún algún que otro momento circunstancial. Por esto nunca llegué a entender la pregunta que en ocasiones me hacían otras madres:“ a qué hora le das su comida?”

Tampoco quiero decir que el único lugar donde se puedan reunir los miembros de una familia sea en torno a la mesa, por supuesto. Ni siquiera es garantía de que se vaya a comer mejor, ya que hablando de calidad, los recientes estudios demuestran, desgraciadamente, que muchos menores reciben una mejor alimentación fuera de casa. Pero reivindico el comer en casa, comer en familia, como uno de los pilares de una crianza con apego.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Adiós a la silla de paseo

Los niños van creciendo y quemando etapas y aunque somos conscientes de ello cada día, existen momentos puntuales en que esto es aún más palpable, cuando se alcanzan pequeños (y grandes) hitos, como dejar el pañal, dormir del tirón, dejar la trona...
En estos momentos digo adiós a la silla de paseo y con ello poco más queda de la etapa de bebé de mi hija.
Crianza con Apego

Nunca fui una madre porteadora oficialmente, nunca llegué a tener foulard, “mei tai” o mochila portabebés. Siempre usé cochecito y más tarde la llamada silla de segunda edad de la que he llegado incluso a tener dos modelos distintos. Sin embargo a mi hija nunca le han faltado brazos, si de bebé estaba a disgusto en el cochecito la sacaba y la cargaba un buen rato. En el cochecito se echó sus mejores siestas y agarrada a él dio sus primeros pasos por las calles de la ciudad.
Crianza con Apego

En mi vida diaria me muevo siempre a pie y para mí el carro y la silla han sido esenciales por su utilidad y comodidad. La silla de paseo siempre ha sido nuestra aliada cuando íbamos lejos y ella se cansaba, para ir de compras o para llevar los juguetes al parque... la hemos usado hasta hace bien poco aunque ya no con tanta regularidad desde la primavera pasada. Por otra parte abrigar en una silla a un niño pasados los 2 años es difícil ya que los sacos y cubrelluvias que existen no suelen alcanzar a cubrirlos bien y la mantita no es práctica.
Crianza con Apego

Además hay que ir de acuerdo con la edad, los niños han de acostumbrarse a caminar largas distancias, y si este invierno a veces hace falta, usaremos el autobús!

martes, 15 de noviembre de 2011

Los abuelos

Los abuelos son una fuente inestimable de sabiduría y cariño para los más pequeños. Que un niño tenga contacto frecuente con sus abuelos es un auténtico regalo para los abuelos y para el niño.
Muchos abuelos hoy en día ejercen de cuidadores de sus nietos ya sea regularmente en caso de padres que por motivos laborales no pueden ocuparse ellos mismos o ya sea esporádicamente, como abuelos canguros en determinadas ocasiones.
Cuando a mí me preguntan mi opinión sobre qué opción es mejor para cuidar a los bebés y niños pequeños entre una guardería o los abuelos, sin duda respondo que los abuelos. Ahora bien, con unas determinadas premisas, por supuesto:
Lo primero de todo es la voluntad y entiendo esta voluntad en doble partida: los abuelos han de querer y los padres han de estar dispuestos a ello con todo lo que esto pueda implicar.
Además los abuelos han de estar en buenas condiciones físicas y mentales y por último aunque no menos importante, lo idóneo es que padres y abuelos tengan unas pautas de crianza afines.

De no poder ser con los padres un niño va a estar muy bien cuidado por unos abuelos amorosos, que le van a prestar la atención y cuidados necesarios, colmando las necesidades de apego familiar que un centro no puede llegar a alcanzar. Por otra parte los beneficios no son solo para los niños sino también para los abuelos, muchos de ellos se sienten plenos al cuidado de sus nietos siempre y cuando se haga todo dentro de un respeto y sin caer en situaciones abusivas. Y obviamente se benefician los padres.

Pero siendo una opción sana con el niño no está exenta de problemas siendo el principal la mezcla de roles, la ambigüedad de las relaciones o el abuso que se puede llegar a dar precisamente por la implicación sentimental y parental que une a todos los implicados. Por ello considero esencial que una vez que se opta por esta opción, para evitar conflictos es necesario que cada parte sepa cual es su rol e intentar no salirse de él, esto puede suscitar controversias que no se dan cuando se opta por una guardería pues la implicación emocional no es la misma.
Los abuelos han de intentar no invadir el espacio que corresponde a los padres y estos han de respetar el papel de los abuelos como cuidadores que tendrán derecho a establecer sus propias reglas así como asumir los lazos especiales que se van a crear entre el niño y los abuelos.

Resumiendo, los abuelos colman mejor que una guardería las necesidades de apego y atenciones que requieren los pequeños pero las situaciones que se deriven de esta situación pueden en ocasiones ser algo difíciles de gestionar, cosa que no suele ocurrir con una guardería donde el papel de cada uno está más claro y delimitado ya que la implicación no es la misma.

sábado, 12 de noviembre de 2011

Educación infantil | preescolar

Los colegios acogen a los niños desde los 3 años (algunos centros desde los 2) para realizar los llamados niveles de educación infantil, que es la etapa educativa que precede a la enseñanza primaria, aquella que se inicia en torno a los seis años y que tiene carácter obligatorio.

Dado el carácter de voluntariedad que tiene el preescolar somos los padres los que debemos considerar si escolarizamos a nuestros hijos en esa etapa o no. En mi opinión esta opción está bien siempre y cuando se tenga en cuenta el momento de desarrollo que vive el niño en particular. La clave sería escolarizar sí pero no forzosamente porque se tiene la edad oficial para ello sino la edad adecuadaLos niños deberían entrar al cole cuando vemos que la casa se les ha quedado “pequeña” y que están dispuestos a explorar nuevos horizontes.
Por otra parte mientras que para unos niños el cole puede equivaler a una dotación de alas, para otros puede suponer un freno a su desarrollo natural.
Educacion infantil en en www.crianzaconapego.com


No dudo que los niños aprenden un montón de cosas en educación infantil como también es indudable que aprenden otro montón de cosas fuera del cole. Los niños están en constante aprendizaje.

Sin embargo hay muchas cosas del preescolar que no me terminan de convencer:
se supone que debería ser una preparación para lo que más tarde vendrá y aunque así es en algunas cosas, como el habituarse a una rutina horaria, a convivir varias horas al día con un mismo grupo de compañeros en los que habrá unos que te gusten y otros que no, a acatar la autoridad del maestro, persona ajena a la familia... no lo es tanto cuando desentrañamos el contenido de la educación infantil donde vemos que de preparación nada aunque esto puede variar mucho de un centro a otro. Pero en la inmensa mayoría de coles se inicia ya a los niños en la lectoescritura, en las sumas y restas y en hacer deberes en casa (alguna que otra ficha)... de modo que cuando se empieza con la educación primaria los niños ya saben leer, escribir, sumar y restar y pobre de aquel niño que no ha hecho infantil, que se sentirá perdido y además será mal visto por retrasar al resto de la clase.

A los niños de niveles de infantil, se les trata ya como alumnos y no como lo que aún son, niños muy pequeños que requieren todavía mucha atención y que necesitan sobre todo jugar.

Educacion infantil en en www.crianzaconapego.com

La educación infantil responde principalmente a la demanda de la sociedad de tener a los pequeños recogidos en algún sitio mientras sus padres trabajan. Pero las maestras de infantil son eso, maestras y no cuidadoras, para ellas prevalece el lado académico sobre los demás aspectos. Y prueba de ello es la cantidad de material escolar, incluidos libros de texto, que en la mayoría de colegios obligan a comprar a los padres de los niños de infantil.


No me parece mal que a un niño de 3 años se le enseñe a leer y escribir si el propio niño siente esa curiosidad pero no me parece correcto que siendo como es una educación voluntaria, se estén introduciendo materias que luego se darán por sabidas al iniciar primaria.


En mi caso tengo claro que hemos hecho una buen opción, los niños de 3 años son aún muy pequeños y el hogar es aún un buen lugar donde seguir creciendo y desarrollando sus habilidades. Sin embargo sabemos que un día usaremos del cole y en principio me gustaría que al menos un nivel de infantil realizase como toma de contacto algo más suave? con la posterior educación obligatoria.

martes, 1 de noviembre de 2011

Ocio en los meses frios | Crianza con Apego


El otoño ya se ha instalado y nos lleva a largas tardes en las que muchas veces no se sale de casa ya que las condiciones no suelen invitar a ello. Los parques no son ya una buena opción.
Cuando llega este tiempo de recogimiento muchas familias se echan las manos a la cabeza y se sienten perdidas sin saber qué hacer con los niños en una tarde de lluvia o de frío intenso. Muchos padres están tan acostumbrados a pasar tiempo sin los niños durante la rutina diaria que cuando llegan los fines de semana o algún festivo no saben qué hacer...El recurso más socorrido sobre todo para aquellos que vivimos en las ciudades suele ser pasar la tarde en algún centro comercial o llevar a los niños a algún centro de ocio con piscinas de bolas y demás por los que, confieso aquí, siento bastante animadversión.

Muchas madres con las que he tenido alguna que otra conversación me han dicho en más de una ocasión “ es que como llueva...a ver qué hacemos con los niños!”Se suelen buscar actividades donde colocar a los niños por así decir cuando en el hogar tenemos disponibles opciones de ocio saludables y que estrechan los lazos con nuestros pequeños.

Es un problema al cual, al menos de momento, no me he tenido que enfrentar. En principio siempre he pensado que el paseo diario es primordial, llueva o nieve, nos abrigamos convenientemente y ya está. En muchos colegios no se sale al recreo los días lluviosos o de frío y la verdad es que no lo entiendo. Pasar tantas horas seguidas dentro de un aula no es sano. Es necesario oxigenarse, salir al exterior y ver qué pasa en la ciudad en las distintas estaciones, cómo están los parques, la naturaleza...
Y luego está el agudizar un poco la imaginación para entretener a los niños en casa no necesariamente viendo la TV.

Tareas como cocinar juntos un bizcocho, recortar y pegar, coser o tejer así como cantar, bailar o escuchar música les suele gustar y así compartimos tiempo de ocio con ellos.
Teniendo en cuenta la edad se les puede empezar a llevar a algún espectáculo que no dure demasiado como títeres o conciertos así como visitar algún museo o exposición que les pueda despertar su curiosidad.
Y bueno, si finalmente hay alguna tarde de centro comercial no pasa nada mientras no se convierta en la norma. Pero tengamos en cuenta que sale más rentable invertir en un buen par de botas de agua y llevarlos a jugar en los charcos, hay algo más divertido?

viernes, 28 de octubre de 2011

Dormir al bebé

Los bebés saben dormir, de hecho ellos también duermen durante la gestación. No es algo que haya que enseñarles en el sentido estricto de la palabra, igual que tampoco les enseñamos a hablar, caminar o comer. Pero sí es algo en lo que debemos acompañarlos: saben dormir pero lo más habitual es que necesiten algún tipo de ayuda para conciliar el sueño.
Raro es el niño que concilia por sí solo el sueño cuando llega el momento de dormir.

En las consabidas “guías de puericultura” se nos dice que debemos poner a dormir al bebé cuando aún está despierto pero con ganas de dormir de una determinada manera para que se vaya acostumbrando a dormir sin la compañía de nadie. Y esta manera suele ser en una habitación tranquila, con la temperatura adecuada, con la luz adecuada... así mismo se nos dice que debemos crear unas rutinas que siendo constantes en ellas nos llevarán al sueño de cabeza.
Dormir al bebé en www.crianzaconapego.com

Quiero creer que existen bebés que pueden coger el sueño de este modo aunque en mi experiencia no lo he podido comprobar. Es muy natural que los niños necesiten sentirse reconfortados a la hora de dormirse y que al dejarlos solos se rebelen y se angustien. Cuando son bebés se les puede ayudar a encontrar esa calma necesaria para conciliar el sueño mamando, tomando un último biberón o arrullando en brazos, incluso el paseo es un buen método en las siestas cuando todo falla. Ya de más mayorcitos puede ser charlando un rato con ellos, leyéndoles un cuento o cantándoles una última canción.

Quizás para muchos esa ayuda consista precisamente en el famoso “dejar llorar”pues así acaban acostumbrándose pero esto a mí nunca me ha parecido hacer un bien al bebé.
Es más, en muchos casos aplicar estos métodos conductistas genera un efecto rebote en los niños creándoles una gran inseguridad y haciéndolos dependientes de chupetes u objetos inanimados tales como la clásica mantita o peluche hasta más allá de una edad conveniente.

Cuando pienso en todos los paseos que me daba para que mi peque pudiese dormir la siesta o la de veces que encontró el reposo a mi lado después de gran agitación y cómo mucha gente me recomendaba vivamente ( y por mi bien ) que la dejase llorar, no puedo sino sentirme orgullosa de haber estado siempre ahí para ella.
sueño del bebé en www.crianzaconapego.com

Si lo pensamos bien, en la literatura, las películas, la historia, siempre se habla de “dormir a los niños” y no de “acostar a los niños”, un invento este bastante más reciente. Las clases pudientes en otras épocas ( y hoy también ) contaban con ayuda de niñeras para desempeñar precisamente la tarea de dormir a los niños entre otras muchas. Criar a los hijos es bastante duro en muchos aspectos.
Porque los bebés, los niños de corta edad son seres que dependen mucho de nosotros, los adultos, lo queramos ver o no.
Acompañar en su sueño a los niños es una tarea que en ocasiones puede ser fatigosa pero también es gratificante ya que ayuda a estrechar lazos con nuestros hijos y ellos se sienten queridos, seguros y nosotros experimentamos la satisfacción del deber cumplido. Pocas cosas hay más hermosas que cuando nuestro niño se duerme en nuestros brazos.

viernes, 21 de octubre de 2011

Agitación del amamantamiento II

En un anterior post ya traté este tema, del cual se sabe muy poco y apenas se habla, es algo que no suele nunca aparecer en las guías de lactancia y que sin embargo padecen bastantes mujeres que amamantan a sus hijos de manera prolongada.
En la anterior ocasión logramos superarlo y alegremente retomamos la normalidad pero...hace dos semanas que la agitación ha vuelto a aparecer.
Es curioso el fenómeno, pues durante el día puedo ofrecerle el pecho a mi hija sin la menor contrariedad, como siempre. El problema surge al darle el pecho para dormir y durante las tomas nocturnas.
La agitación del amamantamiento hace que dar el pecho se convierta en algo insoportable y de lo que deseas huir.
Además de resultar desagradable me causa un profundo desasosiego pues mi hija no entiende porqué la aparto cuando siempre he estado dispuesta a darle el pecho amorosamente y eso la pone triste y desconcertada.
Por otra parte, el pecho siempre ha sido el modo de ayudarla a dormir plácidamente y ahora me estoy quedando sin ese “arma secreta”, intentando descubrir otras formas de llegar al sueño sin sufrir demasiado, algo no muy fácil.
Agitacion del amamantamiento en en www.crianzaconapego.com

No todo es un camino de rosas en la lactancia. Intento dar con alguna causa que me pueda valer para explicarme por qué sucede esto, será que mi hija tiene una manera de succionar diferente cuando intenta conciliar el sueño? O será que en mi subconsciente algo se rebela buscando un final en la lactancia?
La verdad es que 3 años de lactancia quizás me estén empezando a pesar y mi cuerpo está pidiendo pasar página...Puede que incluso sea la propia naturaleza la que nos esté indicando que algo debe cambiar.


Aún así me disgustaría que esta agitación del amamantamiento desembocase en una ruptura brusca de la lactancia haciéndonos daño a las dos. Después de todo este tiempo lactando siempre pensé que llegaría el día de un destete dulce y voluntario para ambas.

Intento sobrellevarlo de la mejor manera posible y espero que mi testimonio pueda ayudar a otras mujeres que experimenten algo parecido.

sábado, 15 de octubre de 2011

Parque infantil

Los parques infantiles, esos lugares a los que todos los que tenemos niños pequeños acudimos con ellos casi todos los días haciendo buen tiempo distan mucho de ser esos lugares idílicos donde solazarse con nuestros hijos, sobretodo en las grandes ciudades.
Parque infantil en www.crianzaconapego.com

Tenemos mucha costumbre de llegar al parque y nada más llegar dejar que ellos se diviertan correteando, subiéndose a los distintos juegos...confiando que todo está en orden ya que se trata de un parque infantil.
Pero no suele ser así. Puede ser bastante común encontrar distintos peligros para nuestros hijos en estas áreas:
  • Muchos dueños de perros los dejan sueltos en las áreas infantiles y además no parece importarles que los animales dejen allí sus excrementos,
  • Jóvenes ( y no tan jóvenes ) usan las típicas casitas de los parques para drogarse, beber y algunas otras actividades dejando en los columpios los restos de sus andanzas: cristales, líquidos derramados, preservativos, jeringuillas...
  • Algunos niños dejan sucios los columpios. Hace poco presencié en un parque una escena que me dio bastante repelús, a una niña de unos 2 años se le escapó el pi-pí en un columpio y su padre lo que hizo fue regañarla y cambiarla en un apartado dejando allí la orina sobre la cual se tumbó una niña que acababa de llegar... Qué le habría costado a ese padre pasar una toallita por el columpio o al menos avisar?
  • Desperfectos en el mobiliario del parque que pueden llegar a causar algún que otro accidente, en este caso conviene avisar al servicio municipal competente para que sea reparado.
Parque infantil en www.crianzaconapego.com

En fin, esto es solo una muestra de la suciedad y los peligros que pueden acechar en los parques, por ello considero altamente recomendable que los padres y acompañantes de los niños revisemos el terreno antes de dejar a nuestros retoños jugar a su libre albedrío.

No podemos evitar a nuestros hijos todos los peligros pero con un rápido vistazo nos podemos ahorrar algún que otro disgusto. Ojo al parque!

martes, 11 de octubre de 2011

Tres años


Querida hija, hoy cumples tres añitos. Entras en una etapa diferente, en teoría los bebés lo son hasta los 36 meses, a partir de ahora tu edad ya no se contará en meses, así que abandonas tu etapa de bebé para entrar en una niñez que espero sea tan estupenda como estos tres años que hemos compartido.

Fuiste un bebé muy deseado y llegaste a nuestras vidas revolucionándolas y llenándolas de alegría, desde que has nacido no veo pasar las horas del día, hemos vivido tantos momentos intensos, inolvidables... por supuesto también han existido los momentos difíciles pero estar a tu lado siempre es algo mágico.
Me cuesta ahora pensar en cuando eras un bebé de pocos meses, si no es porque de vez en cuando me gusta ver todas las fotos que hemos hecho de ti en las diferentes etapas de tu desarrollo, cómo hemos disfrutado con cada progreso que hacías, cada novedad, cada gracieta...
Criar a un hijo es algo maravilloso y que llena de felicidad aunque también te encara más fácilmente con la nostalgia o el miedo. Es algo que nos hace fuertes y vulnerables a la vez.

Procuro estar siempre a la altura de las circunstancias algo que no es nada fácil.
Cada día aprendemos muchas cosas juntas, toda una aventura y aún nos queda un largo camino que recorrer...
Feliz cumpleaños tesoro!

viernes, 7 de octubre de 2011

Bebés de Alta Demanda

Cuando se es padre por primera vez normalmente no se tiene experiencia con bebés y se suelen tener unas expectativas que vienen de uno mismo y de lo que nos ha ido transmitiendo la sociedad, el mundo del cine, la literatura, otros padres de nuestro alrededor... y esas expectativas o se cumplen o se frustran una vez que llega el ansiado bebé a nuestras vidas.
Bebes de alta demanda en www.crianzaconapego.com

Cuando fui madre y conocí a mi bebé me pareció que según iban pasando los primeros meses sus demandas iban en aumento, entonces llegué a la conclusión de que mi bebé era “bastante demandante”. Como empezamos a tener problemas con el sueño, descubrí navegando la web de los bebés de alta demanda así como su definición, algo que yo desconocía.

El término de bebé de alta demanda se lo debemos al doctor William Sears, que también ha sido pionero en la divulgación de la crianza con apego, padre de varios hijos, la última de ellos rompió todos sus esquemas y le llevó a hablar de este tipo de bebés estableciendo unas características más o menos comunes a todos ellos: son bebés muy intensos en la exteriorización de sus emociones, que maman frecuentemente y sienten gran necesidad de contacto físico, con constantes despertares nocturnos y un sueño bastante ligero, que aceptan muy mal la separación de la madre y demandan constantemente atención y cuidados sin parecer estar nunca totalmente satisfechos.

En resumen, son bebés muy exigentes que desbordan a los padres.
Bebe de alta demanda en www.crianzaconapego.com

Aunque vi que muchas de las características de ellos bien se podían aplicar a mi hija, no podía saber hasta qué punto mi niña podía ser realmente un bebé de alta demanda sobretodo porque me faltaban elementos de juicio: no podía comparar a mi hija con otros niños, era mi primer hijo y tampoco la podía comparar con otros niños de mi entorno, además cuando se escucha hablar a otras madres de sus bebés, por regla general van a decir que son unos “santos”: comen bien, duermen bien, etc

Por otra parte, indagando un poco más en las características de estos bebés, acaso no son la mayoría comunes a todos ellos? A casi todos los bebés les suele gustar estar en brazos de sus madres, mamar, que no les dejen solos... Además los bebés cambian mucho a medida que pasa el tiempo, un bebé muy demandante hoy puede dejar de serlo en unos meses, si bien es totalmente cierto que unos bebés son más tranquilos que otros. De todas formas me negué a etiquetar a mi niña como un bebé de alta demanda más que nada porque me horrorizan las etiquetas.

Bebes de alta demanda en www.crianzaconapego.com

En conclusión y después de mi propia experiencia diré que sigo sin estar totalmente convencida de la idoneidad del término “bebé de alta demanda” aunque a muchos padres esta etiqueta pueda ayudarlos a sobrellevar una paternidad que se esté haciendo especialmente cuesta arriba por las exigencias de su bebé.
A mí solo me habría servido para encasillar a mi niña y quizás agobiarme más pensando en que no era normal sino de “alta demanda”, porque parece que el ideal es el bebé tranquilo, al que todo parece irle bien.
En cualquier caso el que mi bebé me exigiese tanto me ha servido para acercarme más al mundo de los bebés y del apego, si hubiese sido una niña de “baja demanda” seguramente yo habría sido diferente en su modo de criarla.


viernes, 30 de septiembre de 2011

Las necesidades en la calle!


Es muy frecuente ver a niños pequeños y no tan pequeños hacer sus necesidades en los parques y calles. Personalmente es algo que me desagrada y lo considero una falta de respeto a los demás y a la sociedad en general.

Si no nos gusta ver a los adultos haciendo sus necesidades en la calle y tampoco a los animales, por qué habría de agradarnos ver a un niño haciendo algo así?


Por supuesto que no me refiero a situaciones “accidentales”, es cierto que en ocasiones pueden existir circunstancias atenuantes y más aún cuando de niños se trata, pero dada la frecuencia con que se observa este comportamiento en las calles considero que es una práctica habitual y que muchos niños estan enseñados a hacerlo así. Muchas veces es consecuencia de una inadecuada retirada del pañal y muchas otras simplemente porque así se les está acostumbrando.

En mi caso he de decir que desde que mi hija abandonó el pañal siempre que salimos a la calle procuro hacerle ver la comodidad de hacer un último pi-pí antes de salir y creo que es una buena costumbre. Si de todos modos se da la circunstancia fuera de casa antes de recurrir a la vía pública busco un WC.

Observo que no suelen existir WCs en la mayoría de los parques infantiles lo cual es sin duda un error pero aún así hay montones de niños que cada día son puestos a hacer sus necesidades en público por los adultos que los acompañan, incluso existiendo un WC a pocos metros de distancia, dando muy mal ejemplo a otros niños que no están enseñados a actuar de ese modo. En ocasiones ni siquiera buscan un rincón algo íntimo sino que cualquier sitio es bueno!

Me molesta profundamente, la educación y las buenas maneras nunca están de más.

sábado, 24 de septiembre de 2011

Pequeña experiencia de separación


Hasta ahora he sido una madre “full time”, siempre al lado de mi niña salvo algunas ocasiones en las que viendo que ella aceptaba, la he dejado al cuidado de su padre o de sus abuelos por espacio de unas horas como mucho. Como he dicho en un anterior post mi hija cumplirá 3 años en octubre pero no tenemos prisa por escolarizarla.

Sin embargo su padre y yo hemos creído oportuno apuntarla a alguna actividad que sea de su agrado, que le reporte algún beneficio y que le permita pasar algo de tiempo con otros niños, ya que donde vivimos en cuanto se instale el frío y la humedad los parques irán quedando desiertos y si bien ha sido hasta ahora una niña nada interesada en los otros niños, no le viene mal ir tomando contacto con ellos.
Crianza con Apego
Desde esta semana acude a música y movimiento un par de veces por semana y un día hace yoga para niños en compañía de su padre.Cuando la inscribí en la academia de música dejé clara mi postura de acompañarla en la clase y de permanecer con ella el tiempo necesario hasta que ella misma consintiese en quedarse sola, fue una conditio sine qua non aceptada por la maestra.

El pasado lunes fuimos por primera vez y estuvimos juntas toda la hora con unos ocho niños y la maestra, era la primera toma de contacto con lo más parecido a una clase con niños que mi hija conoce. Vi que le gustaba aunque no estuvo especialmente participativa, normal era todo tan nuevo para ella... Aunque yo estaba dentro no interferí en ningún momento en la labor de la maestra.

Cuando volvimos el miércoles por el camino le pregunté si deseaba quedarse sola en clase o si prefería que mamá estuviese dentro del aula y me contestó que se quedaría solita. Así que al llegar la vi tan segura de ella que me despedí con naturalidad en la puerta y entró sola.

No fue una sorpresa para mí, la conozco, confié en su aplomo y acerté. Durante la hora que dura la clase permanecí en la calle, a la puerta por si acaso en algún momento me reclamaba pero en el fondo de mi ser sabía que eso no sucedería.
Crianza con Apego

Experimenté una mezcla de sentimientos y emociones: por un lado la alegría de verla tan desenvuelta, de dar un paso más en su madurez y por otro lado he de reconocer que me invadió una nostalgia serena al ver cómo ya no me necesita tanto y cómo crece tan deprisa, quizás a este último sentimiento contribuyó el hecho de escuchar allí mismo, sola, una melodía dulcísima y triste de un violín...

A la salida me contó un poco lo que había hecho, estaba espléndida, orgullosa, se sentía alguien muy especial, totalmente consciente del paso que había dado pero al mismo tiempo buscando mi compañía.

A mí me ha llenado de orgullo el ver como he podido dar la suficiente seguridad a mi hija para ir afrontando situaciones diferentes y poder comprobar que la crianza con apego da buenos frutos.

jueves, 22 de septiembre de 2011

¿Esclaviza la lactancia materna?

Dar el pecho al recién nacido es la mejor opción que podemos tomar desde el punto de vista nutritivo, emocional y de salud tanto para el bebé como para la madre.
Como todo el mundo sabe o debiera saber lo ideal es Leche Materna Exclusiva los primeros 6 meses de vida del niño y luego continuar dando pecho hasta al menos los dos años de edad.
Hay mujeres que por causas ajenas a su voluntad no pueden dar de mamar a sus bebés y hay aquellas otras que renuncian a ello voluntariamente y entre las razones más comunes que esgrimen la más extendida es que el pecho esclaviza a la mujer.
Lactancia materna en www.crianzaconapego.com

He de decir que no he tenido experiencia alguna con la lactancia artificial salvo un par de biberones que sí, a mí también, me ofrecieron para mi bebé durante la estancia en el hospital que siguió al nacimiento de mi hija.

En mi propia experiencia he encontrado más ventajas que inconvenientes a la hora de amamantar a mi hija. El pecho ha sido siempre algo que estaba listo para tomar en cualquier momento y lugar y no solo para alimentar sino para consolar, cobijar, comunicar, dormir, entretener, en fin nada nuevo descubro a aquellas que amamantáis a vuestros hijos.

Bien es cierto que ha sido algo que no he podido delegar nunca en nadie y que yo siempre he estado ahí para mi pequeña. Sin embargo, muchas madres que trabajan fuera de casa o que deben ausentarse por algún motivo se las arreglan para seguir dando pecho a sus pequeños, algo admirable y que demuestra cuán valioso es para no querer renunciar a ello.
Lactancia materna en www.crianzaconapego.com

Siempre he considerado el pecho una especie de “arma secreta”, un perfecto aliado de una madre a la hora de criar a un hijo pues le proporciona recursos más que suficientes para afrontar cualquier situación. Creo que si no das pecho tienes que hacer un gran esfuerzo de imaginación en ocasiones para salir airosa de las situaciones difíciles que se te presentan a la hora de criar.

Algún momento de agobio ha podido existir pero como te puede agobiar cualquier niño en un momento dado aunque no sea de teta. Normalmente amamantar me ha resultado siempre fácil y cómodo sobretodo durante el primer año y medio. Sí confieso que en una Lactancia Materna Prolongada como la mía todo va cambiando como cambian nuestros hijos y quizás a veces se han complicado algo las cosas (agitación del amamantanmiento por ejemplo) pero hasta ahora hemos podido encontrar solución a los problemas que han podido plantearse.
Lactancia materna en www.crianzaconapego.comAlguna “esclavitud” puede haber habido en detalles como usar una larguísima temporada discos de lactancia, sujetadores específicos o no poder ponerme siempre la ropa que yo quería, así como prescindí del alcohol durante bastantes meses pero aún así ha merecido la pena.

Pienso que hay muchas otras cosas que sí esclavizan a la mujer y que desde luego no son tan placenteras, como un trabajo que desagrada o una pareja desavenida. Cuando se habla de que la Lactancia Materna esclaviza a la madre es muchas veces por desinformación, simplemente. En ese sentido recomiendo la lectura” Un regalo para la vida! del doctor Carlos González que despeja muchas dudas y desmiente viejos mitos.

Claro que si una madre va a vivir la Lactancia Materna como una esclavitud mejor que opte por dar el biberón. Yo siempre digo que el pecho es lo mejor pero que la madre tiene que querer hacerlo, esa es la primera condición para una Lactancia Materna exitosa.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Creciendo con prisas


Observando a menudo a los niños que encuentro a mi alrededor y por qué no decirlo, también a los padres, me doy cuenta de cómo parece que la infancia se va acortando.
No dejamos a los niños ser niños, tenemos prisa por verlos crecer pero paradójicamente cuando entablas conversación con algunos padres éstos se suelen quejar de cómo las etapas se van quemando rápidamente.
Si ya de por sí los niños suelen tener prisa por crecer y la infancia dura poco en la vida de todas las personas, por qué se empeñan algunos en contribuir a la aceleración de ese proceso?

Obligamos a los niños a crecer con prisa y ello salta a la vista en muchos detalles:


Una de las primeras reflexiones que me hice en ese sentido surgió al comentarme una madre en el parque cómo estaba preocupada porque su hijo de 4 años aún no sabía montar en bici sin los ruedines! He observado que hoy en día las bicicletas se suelen regalar a los niños en su tercer cumpleaños así que los ruedines hay que quitarlos a más tardar un año después...si tenemos en cuenta que la mayoría de los niños aprenden a pedalear sobre los 2 años y medio, por qué se siguen vendiendo aún los triciclos?

En las niñas esto es muy evidente, cierto es que a todas las niñas les gusta jugar a imitar a mamá y se divierten curioseando en el tocador no habiendo nada malo en ello; pero hay madres que fomentan en ellas una coquetería dudosa, cada vez se ven más niñas maquilladas de paseo o incluso usando tacones! Y no, no es que se pongan los zapatos de mamá, algo con lo que todas hemos jugado encantadas, es que se venden zapatos para niñas con tacones o con cuñas. Hay firmas de ropa infantil que se empeñan en vestir a nuestras niñas de lolitas...


Forzamos a los niños a tener una vida social con los compromisos e hipocresías que muchas veces conlleva y de los que pienso que a edades tempranas deberían verse libres de ellos, esto es palpable en los cumpleaños de hoy en día y el “show” que los acompaña...no digo que esté mal celebrar los cumples por supuesto, pero sinceramente creo que en la primera infancia sobra mucha de la parafernalia que se monta en torno a ellos y que más bien parece obedecer a necesidades de los padres y no de los hijos.
En los colegios se suelen formar grupitos para celebrarlos y muchas veces se entra en competición por ver qué cumple se celebra mejor, y ya no hablo de los regalos...He visto sufrir a niños de 3, 4 años y a sus padres por este tema. De verdad hay tal necesidad? Por qué no esperar a que el niño tenga la edad adecuada y forme de verdad su grupo de amigos sin tanta intromisión paterna?


En ocasiones se reprimen las emociones o la iniciativa de los pequeños con frases como”no llores, que eso es de bebés...” o también se programan actividades poco adecuadas a según qué edad como colonias para niños de 2 o 3 años...

¿Pero adónde nos lleva todo esto?
Me voy a permitir un paralelismo quizás un tanto irreverente, qué queremos criar: pollos de corral o pollos con hormonas?
Los niños están siempre creciendo, avanzando, pero de ahí a que tengan que crecer deprisa y corriendo... tienen muy poco tiempo para ser niños y toda una vida para ser adultos. Los padres debemos acompañar a nuestros hijos en su crecimiento y en su despertar a la vida pero no les debemos robar su tiempo, su inocencia y esa naturalidad tan de ellos, tan INFANTIL.

jueves, 15 de septiembre de 2011

Escolarizar a los 3 años

Llegó el mes de septiembre y con ello el inicio del cole para los niños de 3 años pero...no para mi hija.Como la inmensa mayoría de padres cuyos hijos iban a cumplir los tres añitos durante este año, yo también rellené los papeles en marzo para inscribir a nuestra peque en un cole, incluso fuimos afortunados obteniendo plaza en el cole que habíamos elegido como primera opción pero... al final no la matriculamos.
Es difícil para mí el explicar por qué no la hemos escolarizado aún porque se debe a una mezcla de factores de diversa índole:

No nos gustaba la idea de separarnos: esta razón fue la primera y quizás la más determinante, no veía preparada a mi hija para afrontar la separación y yo tampoco lo estaba. El apego no tiene fecha de caducidad, la idea de dejarla llorando en un aula rodeada de extraños me atormentaba. Después, cuando empezamos a visitar coles mi propia hija empezó a decirme que no quería ir al cole sino estar con mamá.



No me gustaban los horarios: considero una jornada bastante larga para un niño de 3 años el ir de 9H a 14H, no me gustaba la idea de hacerle madrugar siendo aún tan pequeña y hacerle pasar una mañana que seguro le iba a parecer eterna. Mucha gente a mi alrededor me decía “tranquila, lo aguantan bien” pero yo no deseaba que ella “aguantase” sino que lo disfrutara con plenitud.



Tenía serias dudas pedagógicas: como ya tenía dudas me informé más sobre qué métodos usaban los coles a los que podía acceder y la verdad, no me terminaban de convencer, muchos premios y castigos, mucho juego dirigido, mucho estar en el aula y poco fuera, muchas fichas, mucha lectoescritura, etc

Todo ello nos hizo pensar que tal vez el cole no era beneficioso ahora para nuestra pequeña sino que incluso podía ser perjudicial, ya no era tanto es que mi hija está preparada para el cole sino es que el cole es bueno para ella?

Pasé unos meses muy angustiosos donde mi corazón me indicaba cuál era el camino correcto pero aún pesaban sobre mi cabeza los miedos con los que te acosa esta sociedad en la que estamos: miedo a perder la plaza, miedo a que no se socializara, miedo a que lleve un retraso en el aprendizaje. La gota que colmó el vaso fue cuando me enteré de la cantidad de material escolar, libros de texto incluídos que iba a necesitar la peque en el cole, una niña de 3 años!



Ahora estoy aliviada de no haberla escolarizado a los 3 años, en mi opinión el cole puede estar bien cuando ves a tu hijo preparado para ello o con ganas de descubrir nuevos horizontes fuera del hogar, y no escolarizar sí o sí porque ya ha alcanzado la edad en la que es admitido en el cole.


A veces olvidamos que la educación es obligatoria a partir de los 6 años y que la opción de escolarizar a los 3 es solo eso, una opción. Muchas veces pienso en la sociedad espartana, dura donde las hubiese, pues bien, los espartanos respetaban el tiempo de crianza de los niños al lado de sus madres hasta que alcanzaban los 7 años de edad! Es que los niños han cambiado tanto desde los tiempos de Esparta? Creo que estos primeros años son fundamentales en la vida de todo ser humano, determinan nuestro carácter y personalidad y debiéramos cuidarlos especialmente. Poder ofrecer a nuestros pequeños una niñez sin estrés ni agobios y en la que ellos son protagonistas de su propio desarrollo no tiene precio.

Yo sentía en el fondo de mi ser que estaba haciendo algo sin estar convencida de ello, solo por inercia y que el hecho de escolarizar ahora iba a suponer una ruptura en la línea de crianza que he llevado hasta ahora.

No sé cuándo escolarizaremos, tal vez el curso que viene o cuando tenga 5, no lo sé porque el camino a seguir nos lo indicará nuestra propia hija.
Es difícil nadar contra corriente porque la sociedad tiene una fuerza apabullante, para muestra un botón: ahora que ya han empezado las clases, me acerqué con mi hija la mañana del lunes a la biblioteca para que ella pudiese escoger algún libro y nuestra sorpresa fue mayúscula cuando vimos que la sección infantil ahora cierra por las mañanas! Claro, como la mayoría de los niños pequeños están en guarderías o en el cole...

domingo, 11 de septiembre de 2011

Guerra de crianzas


La crispación de esta sociedad en la que vivimos tiene también su reflejo en los diferentes estilos de crianza que los padres adoptan con sus hijos. No debería ser así porque ello nos lleva a episodios lamentables como el de unos “trolls” que hace un par de semanas pulularon como soldaditos por el conocido foro de CN no se sabe muy bien con qué objetivo. Y no quiero con ello decir que los ataques sean solo hacia la crianza natural o con apego sino que también pueden darse en el otro sentido.

¿Qué puede haber detrás de estas luchas?
Pienso que un enorme sentimiento de frustración. Se supone que todos los padres desean o deberían desear lo mejor para sus hijos y en función de ello y de las posibilidades de cada cual, elegir el camino adecuado. Pero no todos los padres han podido o querido escoger el camino deseado o ideal y se sienten atacados por quienes realizan la crianza ideal con la que soñaban aunque no lo reconozcan (o sí). Esta frustración la descargan sobre los demás buscando el que los demás se tambaleen en sus convicciones.

Por otra parte, no niego que pueda haber cierta forma de imponerse, un presumir de unos padres sobre otros: “mirad qué bien lo hago yo”, siendo también nefasto porque convierte a la crianza en una nueva forma de distintivo social que llega a molestar a otros padres que obrando de modo distinto están también convencidos de que lo hacen lo mejor que pueden.

Cómo podríamos evitar o suavizar estas “guerras”?

Pensando que siempre hay matices en todo, pues ni nosotros somos perfectos ni lo serán nuestros hijos.
Compartiendo experiencias o líneas de crianza que no tienen por qué ser mejores ni peores que las nuestras con el fin de indagar, buscar, conocer qué nos puede resultar útil a nosotros mismos.

Aceptando como tal la información que nos llega. La información circula y está disponible para el que quiere recibirla, pienso que hay muy pocas cosas que no estén al alcance de todo el mundo en el tema de la crianza, de verdad. Y una vez que se ha escogido un camino, asumirlo. Y si no se está satisfecho siempre hay tiempo para cambiar y rectificar sin por ello hacer batalla de todo.

Reflexiono a menudo sobre estos temas y respeto que existan otras maneras de criar a los niños si bien es cierto que en mi blog sigo una línea bastante definida de crianza en la que creo firmemente y que deseo compartir con los demás pero no como “ombliguismo” (como recientemente alguien puso en un comentario aquí) sino porque estoy convencida de los beneficios que aporta a los niños, nada más.

En esta “guerra”solo sería válida una “victoria”que buscase el mejorar como padres para crear una mejor sociedad, todo lo demás es estéril.

Mirémonos en los demás no para reprobar sino para buscar siempre y por encima de todo el bien de los niños por ellos mismos, no por nosotros.